Kinesiología

Nuestro cuerpo es un todo en el que todas las partes están interrelacionadas entre si.

La información contenida en cualquiera de esas partes está a su vez contenida en ese TODO. Así pues, cualquier anomalía en cualquiera de esas partes implica al resto del cuerpo.

Etimológicamente deriva del lexema griego (kines) que significa movimiento por lo que entendemos como Kinesiología el "estudio del movimiento".

En medicina es el nombre que recibe la ciencia que estudia el movimiento de los músculos y su respuesta.

Tiene su origen en la Quiropráctica. El Dr. Goodheart hizo sus descubrimientos, como él mismo aseguró, casi por pura casualidad al tratar a una persona que sufría continuamente el desencajamiento de sus omóplatos. El Dr. Goodheart se percató de que existían pequeños nódulos que desaparecían al ser masajeados cerca de la caja torácica y al hacer esto la fortaleza del músculo que el médico había presupuesto deteriorado y que tiraba de los omóplatos se fortalecía.

Corroboró así la relación existente entre los numerosos puntos neurolinfáticos los diferentes músculos y que estimulando estos puntos mediante masajes el músculo correspondiente se fortalece.

También comprobó que cuando un músculo está débil el mismo que se encuentra al lado opuesto se tensa con lo cual se dan dos problemas en uno. Así pues para relajar un músculo hay también que fortalecer y estimular el otro.

La Kinesiología está basada en la neurología estructural con el que podemos diagnosticar y tratar los desequilibrios en el sistema locomotor, emocional, energético y bioquímico , que son la raíz del dolor y de las enfermedades.

La finalidad es encontrar el desequilibrio y corregirlo, incluso antes de que aparezcan los síntomas. Para ello se utiliza un método de diagnóstico primario, mediante un test muscular y/o un reflejo corporal con el fin de valorar la reacción del organismo ante diversos estímulos. Se valora la calidad de la respuesta del músculo no la fortaleza de este. Un músculo débil implica un desequilibrio en el circuito energético que afecta a la funcionalidad de los órganos que están relacionados con él.

El terapeuta irá aplicando las diferentes terapias que tenga a su alcance para averiguar cual de ellas provoca una respuesta óptima en el músculo fortaleciendo. La efectividad de la terapia devolverá el equilibrio necesario para vencer la dolencia. Los efectos pueden comprobarse casi de inmediato.

Aunque una persona no sepa cual es el problema o su origen, el cuerpo siempre responde. Se puede detectar así, entre otras muchas cosas, a que alimentos somos intolerantes o nos producen alergia, las causas de lesiones articulares, determinar carencias en la bioquímica del cuerpo o las implicaciones emocionales y psíquicas en una enfermedad. Identificando las causas podemos tratar eficazmente una enfermedad y el mejor tratamiento para ella.

Desarrollado por Diacode.